Dona ahora

Los desvíos pueden convertirse en bendiciones

La próxima vez que experimentes un desvío en el camino o una situación difícil que afecte tus planes, piensa que tal vez Dios podría estar obrando de una manera inesperada. Descubre cómo los desvíos pueden convertirse en bendiciones.

Si tienes más preguntas o necesitas oración, por favor llena el formulario al final de esta página. También, si vives en los Estados Unidos y quieres contactarnos, puedes llamarnos al (800) 700-2582, o puedes mandarnos un mensaje por WhatsApp desde cualquier lugar del mundo.

*

“¡No puede ser!” pensó Josefina. “Qué mal comienzo para mi día. ¡Un desvío en el camino!”

Josefina maneja su automóvil desde su casa al trabajo todos los días por la misma ruta, y utiliza varias carreteras secundarias. Ella cuenta que un día de octubre se sentía muy deprimida. “A veces me deprimo durante la temporada de otoño, porque mi esposo murió en esa época del año”.

“Mi depresión pareció empeorar estos días”, explica. “Como para igualar mi estado de ánimo, los colores habituales del otoño habían tardado en llegar. Las hojas de los árboles se veían descoloridas, no estaban tan brillantes como de costumbre”. Josefina continuó manejando por la carretera cuando llegó a una intersección que estaba cerrada por reparaciones, y la única alternativa era tomar un largo desvío. Ella cuenta que se molestó con este percance, y como su estado de ánimo no era el mejor, no pudo evitar dejar caer lágrimas de frustración.

Al fin, después de manejar por varios minutos, encontró una ruta alternativa. “He vivido en esta área por muchos años”, dijo, “pero no podía recordar cuándo había estado por última vez en el camino que decidí tomar. Cuando llegué a una pequeña colina, una escena espectacular se presentó delante mí: era un área llena de los árboles más hermosos que había visto en mi vida, con vibrantes colores otoñales. Me dejó sin aliento”.

“Y es allí donde me di cuenta”, explica Josefina, “que Dios me había enviado a tomar ese desvío para bendecirme, para mostrarme una de las bellezas de Su creación. Eso me levantó el ánimo, elevó mi espíritu, y ese sentimiento permaneció conmigo durante todo el día”.

Josefina reconoció la mano de Dios en este inconveniente. Su único propósito era consolarla y alegrarle el corazón.

¿Puede Dios crear desvíos en nuestra vida? ¡Absolutamente! Esta pregunta fue respondida de manera inequívoca en el Libro del Éxodo, que narra la historia de los israelitas cuando fueron sacados de la esclavitud de Egipto:

“Cuando por fin el faraón dejó salir a los israelitas, Dios no los guió por el camino principal que atraviesa el territorio filisteo, aunque esa era la ruta más corta a la Tierra Prometida. […] Dios los hizo dar un rodeo por el camino del desierto, hacia el Mar Rojo”. (Éxodo 13: 17-18)

El mar rojo, por supuesto, fue el lugar de una de las mayores demostraciones de poder de Dios: la división de las aguas para que los israelitas que huían pudieran pasar por tierra seca. Sin duda, dios planeó ese desvío.

Por naturaleza, los seres humanos somos impacientes y queremos que nada interrumpa nuestros planes u objetivos. Sin embargo, algunas veces Dios podría querer que disminuyamos la velocidad y simplemente abramos nuestros ojos -y nuestro corazón- a Sus maravillas.

La próxima vez que experimentes un desvío, toma un momento para discernir la dirección de Dios. Abre tus ojos. Observa y espera para ver si el Señor está obrando de una manera inesperada. Es posible que te espere una bendición que nunca anticipaste.

*

¡Comparte este artículo!

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Recursos y ministerios relacionados