Dona ahora

Tu Mejor Decisión

Cuando la gente habla de “conocer” a Jesús, se refiere a tener una relación con Él. Ser cristiano es más que simplemente saber acerca de Jesús; es conocerlo personalmente y decidir vivir una vida con propósito eterno.
Jesucristo mismo habló al respecto cuando oró: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3). Lee a continuación para conocer más sobre el plan que Dios tiene para tu vida.

1. Dios te ama.

Dios te ama y quiere que lo conozcas para que Él pueda llenarte de paz, renovar tu corazón, y darte vida por toda la eternidad. Así lo afirma su Palabra: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su único hijo, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Jesús también dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

Ya que Dios quiere que tengamos paz y vida abundante, ¿por qué estamos tan alejados de Dios?

2. Estamos separados de Dios.

Desde el principio de los tiempos, la humanidad ha elegido desobedecer a su Creador y seguir su propio camino, y hoy millones de personas continúan haciendo esta elección. Esto resulta en nuestra separación de Dios, porque “todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios”. Pecar significa decir, hacer, pensar o elegir cosas que van en contra de Su voluntad. Pero no todo está perdido: “La paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor”. Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida, y quiere ser parte de la tuya.

3. Jesucristo murió por nuestros pecados

Jesucristo es el Hijo de Dios. Él es el único que puede traernos de regreso a los brazos del Padre. “Porque hay un solo Dios y un solo Mediador que puede reconciliar a la humanidad con Dios, y es el hombre Cristo Jesús”. Jesús murió en la cruz y al tercer día resucitó de la tumba. Él pagó el castigo que merecía nuestro pecado, y cerró la brecha entre Dios y la humanidad. “Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó; en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu”.

4. Debemos recibir a Cristo.

Para tener la seguridad de una vida eterna a lado de Dios, debemos confiar en Jesucristo para el perdón de nuestros pecados, recibirlo como nuestro Salvador, y servirlo como nuestro Señor. “A todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en Su nombre”.

Cuando confías en Cristo, te arrepientes de tus pecados y recibes Su perdón, te conviertes en parte de la familia de Dios.

 

¡Hoy es el día en el que tu vida puede cambiar para siempre! Dios ha provisto el único camino. Ahora es tiempo de que tú tomes una decisión.

No existe ninguna frase especial que debes repetir para aceptar a Jesús y profesar que crees en Él; sólo debes presentarte con un corazón sincero. Puedes hablarle con tus propias palabras, o si quieres, puedes usar la siguiente oración ahora mismo para expresar tu decisión de poner tu fe en Jesucristo.

 

Querido Dios,

Reconozco que soy un pecador y que nunca podría llegar al cielo por mis propias buenas obras. Necesito tu perdón. Creo y acepto que Jesucristo murió en la cruz por mis pecados y resucitó de entre los muertos para darme vida eterna. A partir de ahora, quiero dejar de desobedecerte y empezar a vivir para ti. Por favor perdóname, cambia mi vida y muéstrame cómo conocerte y servirte. En el nombre de Jesús, Amén.

¿Aceptaste a Jesús como tu Señor y Salvador? ¡Haz clic a continuación!

NO :  (Tengo preguntas o necesito más información)

Regístrate para recibir nuestras emocionantes novedades

Regístrate para recibir nuestras emocionantes novedades

Entérate primero
¿Quieres recibir gratis El Libro de la Esperanza?

¿Quieres recibir gratis El Libro de la Esperanza?

Presiona aquí
Impactantes historias de Operation Blessing

Impactantes historias de Operation Blessing

Míralas aquí