Dona ahora

La fe de la Reina Isabel II

Saludos con armas reales, flores, y sentidos homenajes, son algunas de las conmemoraciones en Gran Bretaña, y en todo el mundo, por la muerte de la Reina Isabel II.

Gran Bretaña observará 10 días de luto cuando la monarquía constitucional comience su proceso formal, luego de la transferencia del poder a su hijo mayor, el rey Carlos III, quien es ahora Rey del Reino Unido.

La nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, elogió a la Reina como una “roca firme” a través de los tiempos. «Nuestro país ha florecido bajo su moderno reinado. Gran Bretaña es el gran país que es hoy gracias a ella», dijo Truss.

Un doble arco iris apareció en el cielo del Palacio de Buckingham, poco antes del anuncio de la muerte de la Reina, noticia que rompió el corazón de muchos británicos.

Un arco iris apareció cuando la gente se reunió frente al Palacio de Buckingham en Londres, el 8 de septiembre de 2022, cuando falleció la reina Isabel II. (Foto AP/Frank Augstein)

“Sorprendido, no puedo creerlo”, dijo un asistente fuera del palacio. “Estoy destrozado, absolutamente destrozado”.

Nacida el 21 de abril de 1926 en el distrito londinense de Mayfair, la reina Isabel II fue hija del rey Jorge VI y se convirtió en la Princesa de Gales durante la Segunda Guerra Mundial. Y cuando su padre murió de cáncer mientras ella viajaba a Kenia con el Príncipe Felipe, la Princesa de 25 años se convirtió en Reina en 1952.

“El primer ministro Winston Churchill se encuentra entre los dignatarios que observaron cómo el arzobispo de Canterbury confirmaba la soberanía de Isabel al colocarle la Corona del Rey Eduardo, que pesa 2 kilos”, dijo un locutor el día de su coronación, el 2 de junio de 1953.

Conocida por su esplendor como “Reina Real”, y por su liderazgo ejemplar y sus declaraciones públicas de fe en Jesucristo, la reina Isabel incluso desarrolló una amistad basada en la fe con el difunto evangelista estadounidense Billy Graham. Su hijo Franklin Graham, presidente y director general de la Asociación Evangelística Billy Graham y de Samaritan’s Purse, dijo que le entristecía la noticia de su muerte.

“Ella ha sido un símbolo de estabilidad y firmeza para el Reino Unido durante 70 años”, dijo. “Pido a la gente que se una a mí para orar por la familia real y el pueblo del Reino Unido”.

Quien también expresó sus condolencias y agradecimiento fue el reverendo Johnnie Moore, presidente de JDAworldwide y presidente del Congreso de Líderes Cristianos, quien escribió en sus redes sociales:

“Cada día perdemos a otro gran líder de su generación. Ahora, hemos perdido a la propia Reina Isabel II. Se siente inquietante, una ocasión de “recordar el momento”. Sólo pido a Dios que empecemos a aprender las lecciones de esta generación. Descanse en paz, Su Majestad”.

En el Mensaje de Navidad de la Reina del año 2000, dijo: “Para mí, las enseñanzas de Cristo y mi propia responsabilidad personal ante Dios proporcionan un marco en el que trato de conducir mi vida… Yo, como muchos de nosotros, he sacado un gran consuelo en tiempos difíciles de las palabras y el ejemplo de Jesuristo”.

Nicoletta Gullace, profesora asociada de historia en la Universidad de New Hampshire, especializada en historia británica moderna, dice que la monarca en Gran Bretaña es en cierto modo la cabeza de la Iglesia de Inglaterra, e Isabel se tomó ese papel muy en serio.

“Ella nunca se perdió un recuerdo el domingo, cuando conmemoraban a los veteranos y las dos guerras mundiales”, dijo Gullace. “Se esforzó mucho por lograrlo este año, pero su movilidad y salud se interpusieron en el camino. La única otra vez que perdió esa oportunidad fue cuando estaba embarazada. Asistía a los servicios de la iglesia con regularidad y daba un discurso cálido e inspirador a la nación cada Navidad”.

La reina Isabel II de Gran Bretaña participa en el servicio del Domingo del Recuerdo en el Cenotafio de Londres, el 13 de noviembre de 2016. (AP Photo/Alastair Grant)

En su mensaje de Navidad de 2012, la reina dijo a su nación: “Esta es la época del año en la que recordamos que Dios envió a su único hijo para servir, no para ser servido. Él devolvió el amor y el servicio al centro de nuestras vidas en la persona de Jesucristo”.

Sin embargo, la fe de la Reina fue más que el producto de una tradición histórica. A lo largo de su reinado, demostró sus creencias en cada momento.

“Para mí, las enseñanzas de Cristo y mi propia responsabilidad personal ante Dios proporcionan un marco en el que trato de llevar mi vida”, dijo en el año 2000. “Yo, como muchos de ustedes, he obtenido un gran consuelo en tiempos difíciles de la palabras y ejemplo” según Christianity Today.

La reina sobrellevó en 2002 un doloroso año de pérdidas personales con la muerte de su hermana, la princesa Margarita, y la reina madre. En su alocución anual de Navidad del mismo año, compartió de cómo su fe la había acompañado.

“Sé cuánto confío en mi propia fe para guiarme en los buenos y malos momentos”, dijo. “Cada día es un nuevo comienzo. Sé que la única forma de vivir mi vida es tratar de hacer lo correcto, mirar a largo plazo, dar lo mejor de mí en todo lo que me depare el día y poner mi confianza en Dios” según declaraciones a Christianity Today.

De hecho, su fe quedó plasmada en los libros, la llevó a participar en la publicación especial para conmemorar su cumpleaños 90 bajo el título The Servant Queen and the King She Serves, escrito en coautoría por Catherine Butcher y Mark Greene. Este resumen de la fe cristiana de la reina fue publicado por la Sociedad Bíblica del Reino Unido, junto con el Instituto de Cristiandad Contemporánea de Londres.

La reina Isabel murió a los 96 años en su finca escocesa, el castillo de Balmoral, el jueves 8 de septiembre de 2022. Gobernó durante 70 años, más tiempo que cualquier otro monarca, y vio a 15 primeros ministros dirigir Gran Bretaña durante su reinado. Su muerte se produjo poco después de que el Parlamento anunciara que su salud se estaba deteriorando.

El cuerpo de la Reina será enviado en tren a la estación de King’s Cross. Carlos estará allí con la primera ministra Truss. La Reina será velada en Westminster Hall y su funeral tendrá lugar en la Abadía de Westminster.

  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

Recursos y ministerios relacionados