Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ayudaDilsea y su familia viven a lo alto de unas montañas en Honduras donde trabajos con buena paga son difíciles de encontrar.

Julio tiene un pequeño conuco donde siembra maíz, pero no ha podido obtener el dinero suficiente para sostener a su familia y como resultado, sus hijos están desnutridos. Es por esto que cuando Dilsea, de 2 años de edad se enfermó, la preocupación de sus padres aumentó considerablemente.

Dilsea no podía respirar bien pues tenía una fuerte tos que la ahogaba.

Para que Dilsea pudiera ser atendida, sus padres tenían que llevarla cargada y caminar 3 horas para llegar al centro de salud más cercano. Lamentablemente, las medicinas que recibió en ese ambulatorio local no la ayudaron y contrajo neumonía.

Los padres del Dilsea estaban muy tristes pues por sus escasos recursos no podían comprar otro medicamento y corría el riesgo de que la niña muriera.

Mientras Dilsea batallaba con la neumonía, Operación Bendición realizó una clínica médica gratuita cerca de su casa, así pudo recibir la atención médica que necesitaba justo a tiempo.

Y gracias a las visitas regulares que las clínicas médicas de Operación Bendición realizan a la comunidad de Dilsea, tres mil personas han sido beneficiadas por la atención médica y medicamentos gratuitos.

La familia de Dilsea también podrá obtener un poco de dinero adicional gracias a unos pollos que recibieron, los cuales podrán vender y así poder empezar un pequeño negocio.

La mamá de Dilsea tiene unas palabras para los socios del Club 700 y Operación Bendición: “Estoy agradecida por las gallinitas que me dieron y con los huevos que pongan le voy a dar de comer a mis hijas y los otros los voy a vender. Estoy muy agradecida con Operación Bendición”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar