Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

abueloUna de las cualidades de la vida en familia es que nos interesamos en el bienestar mutuo. En el sur de México, conocimos a un pequeño que aprendió, con tu ayuda, que incluso los problemas más complicados tienen solución. Y fue una lección que no se guardó solo para él.

 

En Zinacantán, Chiapas, la gente se apega a sus costumbres ancestrales, como su ropa y su lengua Tzotzil. Pero José y sus hermanos tenían una costumbre particular cuando se trataba de su abuelo.

José Pérez, “El tomaba mucho y nos pegaba, nos sacaba a patadas de la casa, y hasta la noche regresábamos, pero ya con mucho miedo”.

Pero esos días ya pasaron.

Abuelo, “Ahora, desde que dejé de tomar, ya tenemos suficiente comida en la casa, ya tengo mi carrito y mi negocio”.

José y sus hermanos saben a quién tienen que agradecerle.

José, “Ese cambio lo hizo Jesús, el que hizo los cielos y la tierra”.

La convicción de José creció luego de que comenzaron a ver el Superlibro en la televisión. Todos quieren aprender más.

“Yo los acompaño a leer la Biblia, algunos de ellos no leen todavía pero yo les enseño también”.

Por eso, le contamos que CBN iba a ofrecer una presentación especial de Superlibro en su comunidad.

José y su familia corrieron la voz de que 1550 niños estaban invitados.

Llegaron 3000 de las comunidades aledañas. De hecho fue un día emocionante. Los niños disfrutaron los episodios del Superlibro. Conocieron a Tuercas. Bailaron con el tema musical de la serie, y gracias a La Promesa del Huérfano y el personal de CBN, todos los niños recibieron un obsequio.

Pero lo mejor del día fue cuando 500 de ellos tomaron la decisión de abrirle las puertas de su corazón a Jesucristo.

Estos niños aprendieron una lección que nunca van a olvidar.

Pedro Pérez, “No tengo temor porque Dios conmigo está”.

Martín Pérez, “Y como padre de una familia, yo recomiendo también a todos los padres de familia, que veamos el Superlibro, porque el Superlibro trae bendición a nuestros hijos y a nuestras vidas”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar