Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

hermanosAgradecemos un poco de ayuda cuando no podemos solos. En Honduras, conocimos a un pequeño que se angustiaba cada vez que su hermanita era el blanco de burlas y bromas en su barrio. Él mismo te cuenta la razón.

 

Con tan sólo 9 años, Melin se ha vuelto sobreprotector con su hermanita Ricci. Ella fue la primera niña que nació con labio leporino y paladar hendido, en una pequeña comunidad de Honduras, donde todos se conocen.

Melin, “Los niños le decía a la niña “Janiche”, quiere decir que tiene el labio hundido. Me enojaba que le dijeran eso a mi hermanita y les decía: ya no le digan esas cosas feas a mi hermana”.

Martha, la madre de los niños, consoló a Melin diciéndole que una operación podía arreglar el labio y el paladar de Ricci. Pero en los ultimo dos años, Martha ha visitado más de 15 veces clínicas y hospitales, buscando una cirugía para Ricci. Al final la respuesta era la misma: ¿No hay dinero? No hay cirugía.

Martha, “Nosotros nos fuimos solo con el pasaje, a veces íbamos a pie porque como íbamos a pagar desde aquí hasta ir allá, muy caro nos salía pues. Junto con mi hija aguantaba hambre, porque yo solo le compraba una galletita a la niña, para no quedarnos sin pasaje”.

Melin, “Cada vez que mi mamá se iba para el hospital yo me alegraba, ya cuando ella venía yo solo salía corriendo a encontrarla y le preguntaba si la habían operado. Ella me dijo que no, entonces yo le miraba el labio y me sentía muy triste. Yo le decía a Dios que le diera una operación a mi hermanita, para que le operaran el labio”.

Durante una de sus visitas al hospital, Martha conoció a alguien de Operación Bendición. Le dijimos que la podíamos ayudar a recibir una cirugía gratuita para reparar el labio y paladar de su hija.

Marta, “Cuando el doctor me dijo que era gratis yo me alegré, después de tanto ir al hospital sin ninguna respuesta, pues yo ahora estoy feliz porque Dios hizo el milagro”.

Unos pocos días después, luego de exámenes médicos y evaluaciones, el cirujano reparó el labio y el paladar de Ricci.

Melin, “Yo cuando vi a Ricci operada me sentí alegre. Yo ese día dije que nunca le iba a volver a ver ese hoyo en su labio”.

A Melin a veces le encanta sentarse y mirar la nueva sonrisa de Ricci. Y todos se alegran de que ahora el futuro de Ricci será brillante.

Melin, “Ahora mi hermanita ya se ve bien linda, porque ya no tiene ese hoyito en el labio y la cara es bien bonita. Yo le doy gracias a Operación Bendición porque operaron a Ricci”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar