Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

olgayvictor¿Qué puede hacer que una pareja, que se ama, de repente no pueda ni verse? Víctor y Olga vieron cómo sus problemas aumentaban, su amor se desvanecía, y en su lugar solo quedaba la urgencia de no volverse a ver jamás.

 

Víctor Alfaro, "El día que ella me da la noticia, que y tenía los tickets aéreos, y que su viaje ya estaba designado para una fecha, pues a mí verdaderamente se me cayó el mundo".

Olga Alfaro, "Era como que él y yo teníamos nuestras expectativas totalmente opuestas".

Las consecuencias de pagar el "Sueño Americano", con muchísimas horas de trabajo le pasaron una cara factura a Víctor. Para él, era parte del sacrificio de vivir en Estados Unidos. Para su esposa, era algo más.

Olga recuerda, "Eran muchas horas que yo me sentía sola, con mi hijita, y de verdad me sentía totalmente abandonada".

Víctor, "Yo me sentí totalmente traicionado, vi que ella era desleal, ¡¿Cómo me iba a abandonar?! Más aun regresándose con mi hija que era mi amor, era mi vida, yo no podía vivir sin mi niña".

De esta forma comenzó a tambalearse el matrimonio, cuya boda, había sido el evento social del año en su natal Perú, tan solo unos pocos años antes.

"Nosotros habíamos tenido la "boda del año", mucho lujo, mi padre era un hombre político importante en mi país, hasta el presidente de la republica estuvo en la boda".

En medio de la crisis, Víctor buscó respuestas en la persona equivocada.

Víctor, "Y las cartas me están revelando de que usted tiene serios problemas matrimoniales. Pero hay cosas que usted desconoce y yo quiero ayudarlo. Su esposa le está traicionando con otro hombre, y lo peor de todo es que ellos se quieren fugar del país. Fue ahí donde salí decidido con mucha ira y con odio y con deseos de venganza, porque yo había dado por hecho esa historia".

Víctor demandó a su esposa en la corte de Los Ángeles, y como el papel no se resiste a la tinta, la reputación de Olga, quedó por los suelos.

"Mi indignación fue tan grande que de verdad yo lo que más quería en ese momento era encontrarlo y tener un cuchillo en mi mano para matarlo". Olga

Víctor, "Yo quería realmente hacerle daño, hacerla sufrir y quería quitarle a mi hija. Jamás iba a demostrar algo que no era cierto y Olga siempre había sido una gran mujer y yo estaba diciendo todo lo contrario en la corte. Finalmente, el acuerdo fue, okey nos divorciamos cada uno por su lado".

Tras la ruptura matrimonial, Olga encontró un refugio.

Olga, "Esta amiga que tanto me ayudó a introducir y a estar de la mano conmigo. Ella era una persona que amaba a Dios. Y entonces ella me transmitió eso, me invito a la iglesia y allí fue donde, como que de un momento a otro todo mi interior, de cólera, de indignación, de impotencia de todos los peores sentimientos que podía tener, pues se comenzaron a ordenar, porque comencé a sentir la presencia de Dios en mi vida. Yo le pedía Jesucristo que me diera paz, que me diera tranquilidad, que me diera contentamiento para vivir lo que estaba viviendo".

Ambos regresaron a Perú a seguir con sus vidas por aparte. Con el paso del tiempo y la lectura de la Biblia, Olga descubrió que tenía un asunto pendiente con Víctor.

"Me armé de valor porque la verdad que no era lo que quería, en el fondo de mi corazón, pero por obediencia a Dios lo hice. Le dije: Sabes que Víctor, vengo a pedirte perdón por todo lo que te hice. Te perdono por todo lo que me hiciste. Y me acuerdo mucho que le dije que Dios lo amaba".

Víctor, "Todas esas palabras realmente hicieron un "Click" en mi cerebro y me sentí el ser humano más despreciado, porque hasta ahí yo estaba bien seguro que yo fui el que le hice daño a Olgui, y que ella venga a humillarse delante de mí a pedirme perdón, a perdonarme. Yo decía: No puede ser. ¿Qué está pasando con ella?"

Él quiso saber más sobre el hombre que se había ganado el corazón de su esposa. Jesucristo.

Víctor, "Dios perdóname, por todo lo malo que había hecho, por todo lo pecador que había sido. Entender que Él tenía mucho amor y misericordia para mí y me podía dar una nueva oportunidad de ver la vida de otra manera. Ese día yo acepté a Jesucristo en mi vida como mi Señor, como mi Salvador y tenerlo como el centro de mi vida".

Con el paso de los años, su relación tan tensa, comenzó a suavizarse y Olga volvió a verlo con otros ojos.

Olga, "Su búsqueda de Dios fue tan grande, que eso fue que me confirmó que él ya era otra persona. También de él salió palabras de: Perdóname por todo lo que te hice".

"Eramos como dos novios que se acercan, o dos proyectos. Para pedir ayuda, tuvimos que pasar mucho trabajo, de aclarar muchas cosas entre nosotros, perdonarnos, hablar mucho de los temas pasados, reconciliarme con su familia".

Y las campanas de bodas repicaron por segunda vez.

Olga, "Esa segunda boda para mi, fue algo maravilloso, algo muy emocionante, algo que nunca pensé que me estaba pasando".

Su segunda hija, nació poco después. Ahora de regreso en Estados Unidos, tienen prioridades muy diferentes a la de su primer viaje.

"Hoy puedo decir que no me equivoqué, que soy la persona, creo, más feliz de mundo, gracias a Dios, gracias a que Dios tocó nuestras vidas y cambió la historia de mi vida y la vida de mi familia".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar