Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

postreEl mejor postre del mundo no salió de la cocina de un chef en los Campos Elíseos en Paris, ni de un exclusivo restaurante en Nuevo Orleans, brotó de la cocina, pero sobretodo de la imaginación de una joven mexicana.

 

Cuando Elsa era niña, se pasaba las horas en la huerta de su casa, probando vegetales, descubriendo sabores, imaginando combinaciones y el resultado, te lo presentamos a continuación.

Rábanos, epazote, flor de hinojo y jengibre, serán esta vez los ingredientes que se usarán para crear un exquisito e inusual postre.

Elsa Olmos, "Primero tenemos el ingrediente del que elegí hacer el postre en torno, fue el rábano negro, porque es una variedad que no he visto en muchas preparaciones con ella, y aparte es muy interesante por su color, tiene la piel negra y el interior es blanco. Su sabor es muy intenso su sabor, su olor siempre está muy presente".

El ingenio culinario de Elsa comenzó cuando era una pequeña que curioseaba en las huertas, probándolo todo. Ahora, se le considera una de las mejores chefs del mundo y hoy estamos en su cocina.

Elsa, "Primero lo quise cocinar en una bolsa al vacio, a una temperatura de 83 grados. Tuve que cocinarlo por 8 horas porque es muy duro y quería hacer una crema con el. Después de que lo cocino así, esta técnica te permite conservar el color, la textura, el sabor, entonces es más fácil pelarlo, de otra forma se rompería".

"Y ya con las pieles se hace un crujiente que se pone al final de decoración en el postre. También use el rábano francés porque me gusta cómo, que se vea en un plato las variedades que hay de la misma verdura. Este nada mas va caramelizado y lo acompañé con un helado de flor de hinojo que es un aroma que le venía muy bien a estos rábanos, que es mucho mas cálida, que tiene una nota anisada herbal".

"Y al último le ponemos una clorofila de epazote. El epazote pues, casi siempre se usa en la cocina mexicana con platos salados, pero con dulce, tiene también tiene un sabor muy, muy agradable. Y tiene para acompañar un biscocho de jengibre, que le va muy bien a los matices que ya tenemos en el plato".

El resultado final es una combinación de sabores y texturas que, en el paladar, se conjugan en una experiencia única.

Por este postre, al que llamó "Inspiración del huerto" recibió un premio a nivel mundial.

Elsa, "Fue una emoción y una alegría muy grande porque eso representa que tenemos buen nivel, que podemos llegar muy lejos y que es posible hacer esto y más, no tanto en gastronomía, como en muchos otros ámbitos".

Este postre nació fiel a la filosofía del restaurant "Corazón de tierra" donde trabaja Elsa, un restaurante catalogado entre los mejores 50 de Latinoamérica y que se encuentra en el valle de Guadalupe, en Ensenada México.

Diego Hernández, "Son conceptos humanos, ¿Me explico? Somos gente trabajando para gente, tratando de cuidar a la gente, tratando de cuidar a la tierra, tratando de cuidar el ingrediente, los sabores, los procesos".

Para Elsa, esta comunión entre tierra y cocina es la que les ha otorgado el éxito.