Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

panaderiaAdelaida y Miguel en Honduras, dedicaron todo su esfuerzo para echar a andar un negocio propio pero de no ser por la ayuda de personas como tú, habrían terminado en la calle. 

 

Con un horno y algunos utensilios de repostería Adelaida y Miguel, creyeron que podían arrancar su propio negocio de repostería y panadería.

Pero la realidad los enfrentó con la situación más angustiante de sus vidas.

Adelaida, “Mi esposo dejó de trabajar para dedicarse a la construcción de la cocina. Todo eso lo hicimos con un ahorro que teníamos, pero el presupuesto se nos elevó. Necesitábamos la batidora, necesitábamos materia prima como harina, saborizantes, azúcar, margarina, jaleas”.

Durante dos meses, Miguel no pudo conseguir trabajo, Adelaida empezó a buscar financiamiento para comprar la batidora y la materia prima para empezar pero por su situación, no les daban crédito.

En esos momentos la comida empezó a escasear y Miguel y Adelaida no podían cubrir las necesidades básicas de sus hijos.

Miguel Reyes, “Al salir a buscar trabajo, incluso dejé, cómo se dice aquí, el currículo o documento en varias empresas, pero a veces en nuestro medio, ya a veces es difícil por la edad. Y era triste darles a mis hijos lo básico, como su jabón de baño, su champú, su pasta dental”.

Fue entonces cuando una amiga le contó a Adelaida acerca de la organización llamada Operación Bendición, el brazo humanitario del Club 700. Y fue a buscarlos.

Adelaida, “Yo pensé en eso, que ahí me iban a ayudar, si yo iba ¡pero así! Dije yo: “Esta es la puerta que el Señor me tiene abierta’’ y yo buscando por otro lado”.

Y así fue. Operación Bendición decidió apoyar a Adelaida y a su familia en el negocio. Primero le entregamos una batidora comercial, un microondas, mesas y sillas para los clientes. Y además, todos los materiales e ingredientes para elaborar su deliciosa repostería.

Miguel, “Que me sentí tan agradecido con Dios por ese momento. El apoyo, o la ayuda vino en los momentos más difíciles, en los momentos que más lo necesitábamos”.

Ya han pasado dos meses y su negocio es un éxito. Ahorita distribuyen repostería y pan a las maquilas y tienen su venta en la propia casa. La ilusión que un día tuvieron hoy es una realidad.

Adelaida, “De verdad y Operación Bendición porque realmente son capaces de hacer feliz a las personas y agradecidas a Dios”.

“Lo que ellos han hecho no hay palabras, ni yo podré recompensarlo, solo Dios, podrá recompensarles lo que ustedes han hecho, porque han hecho posible nuestro sueño y les agradezco con todo el corazón. Gracias”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar