Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

semillasLo que para cualquiera son solo semillas, para la familia Ramos significa la respuesta a sus oraciones. Ellos son una familia con cinco niños, con dificultad para encontrar trabajo y luchas financieras constantes, solo un milagro podía hacerlos salir adelante.

María Teresa cuenta que el sufrimiento de su familia era mucho mayor cuando la búsqueda no tenía resultados.

"Aquí, por ejemplo, hay como cinco meses que no hay nada de trabajo, imagínese que todos los hijos están en la casa, no hay entrada de nada".

Ante este panorama, Valentín Ramos, el padre de María Teresa, elevó sus ojos al cielo pidiéndole ayuda a Dios. Aquella oración recibió una respuesta por medio de Operación Bendición y el Club 700, que repartió semillas en la aldea donde vive Valentín. Él, sembró la semilla, cuidó los sembradíos, y así obtuvo una fuente permanente de sustento para María Teresa y el resto de sus hermanos.

"Ahora le doy gracias a Dios por todas esas cositas que han venido" .

De la tierra esta familia ha obtenido repollo, frijol, cebollinos, cilantro y maíz. Las cosechas han sido tan productivas que la familia ha podido ayudar a otros y también obtener ganancias.

Cada uno de los miembros de la familia Ramos Marroquín tiene en la mesa el sustento que necesita; en su corazón, la convicción de que Dios responde las oraciones; y en su boca, palabras de agradecimiento para quienes hicieron posible que las semillas llegaran a sus manos.

"A estas personas de Operación Bendición les digo yo que muchas gracias por habernos enviado esas semillitas, y que Dios los guarde siempre, y que los ayude para que ellos puedan seguir ayudando a más personas, que lo necesitan también".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar