Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

hijosMaría junto a sus hijos, tuvo que dejar su casa y su estilo de vida, porque su esposo alcohólico abusaba de ellos.

“Me pegaba demasiado, me sacaba con mis hijos de noche, iba a posar a las vecindades, lo más difícil era huir con mis hijos de noche, de doce a una de la mañana”.

Al irse de su casa María logró librarse de las agresiones, pero inmediatamente empezaron a surgir muchas preguntas.

Diciendo “¿Y qué irá a ser de nosotros, ¿qué va a pasar?, ¿cómo iremos a hacer?”

María empezó a trabajar en casas en labores de limpieza, sus ingresos no sobrepasaban el equivalente a diez dólares por semana, cantidad insuficiente para pagar un lugar para vivir y mantener a su familia.

En medio de su situación tan desesperante, María recibió buenas noticias de parte de un pastor de una iglesia que ella había empezado a visitar.

“Me dijo que venía una bendición del Club 700, de Operación Bendición para las personas así como yo vivía, y yo estuve de acuerdo, y me puse feliz ese día porque me había tomado en cuenta a mí y a mis hijas”.

María recibió de parte Operación Bendición ayuda económica con la que ella inició una pequeña tienda de víveres.

Ya María no se preocupa como tiempo atrás, hoy se ocupa de imitar el ejemplo de lo que Operación Bendición hizo por ella, y ayuda a otros.

“Porque veo la necesidad que hay en ellos, veo en sus ojitos que hay necesidad, y como yo también pasé esa necesidad”.

Por esto María da gracias a quienes hicieron realidad que ella tenga una nueva vida.

“Mis hijos ya no pasan hambre, ya solo agarramos, me dicen: “Quiero un helado, quiero algo” y toman de ahí, primeramente le doy gracias a Dios y a Operación Bendición porque tengo para compartir, ahora soy feliz gracias a Operación Bendición”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar