Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

panasiukLos consejos que tenemos acá son muy, pero muy importantes. ¿Sabes por qué? Hay errores que son inevitables pero qué hacer con esa carga cuando nos equivocamos. Le preguntamos a nuestro experto en finanzas el Dr. Andrés Panasiuk.

 

Recibí una carta el otro día de una señora en Latinoamérica que me decía: “Mira Andrés, nosotros cometimos tantos errores financieros y la verdad es que nos sentimos culpables. Metimos a tanta gente en problemas a nuestro alrededor y todavía después cuando fuimos a la quiebra tanta gente se quedó sin trabajo en la empresa que mi esposo y yo manejábamos en mi país. ¿Nos perdonará Dios por todos los errores financieros cometidos, todos los pecados que hemos cometido en contra de la gente, en contra de nuestro país, en contra de la humanidad?”

Yo le decía: “Pero por supuesto que Dios le va a perdonar sus pecados”. Dice la Biblia, que si nosotros confesamos nuestros pecados, Dios es fiel y es justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. También la Palabra de Dios dice que cuando estamos en Cristo somos nuevas creaturas, las cosas viejas pasaron y ahora todas son hechas nuevas. Hay un pasaje que me gusta mucho en el Antiguo Testamento que dice que Dios toma nuestros pecados y los echa en lo profundo del mar. Y a mi me gusta siempre agregar: “Y después pone un cartelito ‘prohibido pescar’”. Entonces, sí, Dios le puede perdonar esos pecados financieros que usted hizo en el pasado. Vaya de rodillas delante de Él con su esposo, con su esposa, arrodíllense al lado de la cama, pídanle perdón a Él y pídanle perdón a la gente también que ustedes dañaron y Él es fiel y justo para perdonarles de toda maldad.

Salomón nos dice inspirado por el Señor: “Dos son mejor que uno porque dos reciben más paga por su salario” y dos serán cuando tú tomes el teléfono y llames a nuestros consejeros que están ansiosos, de orar contigo por esa necesidad, por esa falta de perdón que tú sientes porque una cosa son las consecuencias que no cesan pero es el perdón que Dios te otorga y la sabiduría que Dios te da. Llámanos que queremos orar contigo, que queremos orar por ti.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar