Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

panasiukNuestro experto en finanzas Andrés Panasiuk nos hablará de depender de Dios y del peligro de depender de la suerte, ¡para ganar dinero!

Existe un tema controversial en la gente pero que en la Biblia es claro y nos referimos a las apuestas. ¿Cuál es el riesgo que la gente corre al poner su dinero y su confianza en las apuestas?

El riesgo por supuesto es el riesgo de perder el dinero. Lamentablemente estaba leyendo en estos últimos días una estadística que dice que en Estados Unidos hay cerca de 13 millones de personas que tienen serios problemas con el tema de las apuestas y el dinero y hay como tres millones de personas que están metidos en lo que es una adicción, trayendo problemas a la familia, perdiendo el trabajo. En Latinoamérica, países como Costa Rica, Argentina, Brasil, Venezuela, Colombia, son los países en donde hay más apuestas. Costa Rica a pesar de ser un país tan pequeño, es el país #1 en todo el continente en el tema de los casinos y las apuestas. El negocio de las apuestas en Costa Rica llega a cerca de 15,000 millones de dólares, tres veces más que lo que se mueve en mi propio país, en la República Argentina. Es un serio problema.

Uno tiene que entender que este asunto de las apuestas no es la voluntad de Dios. Dios dice que nosotros tenemos que ganar el pan de cada día con el sudor de nuestra frente. Ojo que dije: “El sudor de la frente” y no, “El sudor del de en frente”.

Hay que trabajar, hay que trabajar duro, manejar apropiadamente el dinero y los juegos de azar no son un derroche de dinero; son una mala costumbre; nos traen dolores de cabeza a la sociedad y a la familia, son un riesgo innecesario y yo siempre digo que los juegos de azar son un impuesto a las espaldas de la gente más pobre.

¿Cuándo fue la última vez que tu viste una limosina parada en el frente de un lugar de apuestas? La gente millonaria no se dedica a esas cosas. Es generalmente la gente de clase media baja y gente pobre.

Entonces si uno gana en uno de estos casinos o en la lotería, no debe pensar que es la bendición de Dios. Uno no puede hacer la voluntad de Dios violando la Palabra de Dios.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar