Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

panel1 de cada 4 mujeres ha sido víctima de violencia doméstica. En un esfuerzo por traer una respuesta a este ciclo de sufrimiento hemos invitado a un panel de expertos para tratar este tema tan serio. Bienvenidos y gracias por estar con nosotros.

 

Tenemos al abogado Sean Lewis, abogado de inmigración, Janisca Williams, consejera de la división de violencia doméstica de la policía de Nashville en Estados Unidos y al pastor Eduardo Lelli, psicólogo y consejero licenciado.

“Se siente miedo en la casa, se siente miedo en el trabajo, se siente miedo en cualquier parte donde tú estás, tienes miedo hasta de hablar”.

Janisca, uno de los principales problemas es el terror que sienten estas mujeres. ¿Cómo se le puede ayudar a una víctima de violencia doméstica?

“Primero que nada entender ese temor que ellas tienen. Uno de los temores más grandes que tienen es a ser juzgada y por eso tenemos que tratar de darle el apoyo incondicional y entender que la violencia doméstica no se puede eliminar en un evento. Es un proceso para la victima el poder salir de este tipo de relación y tenemos que entender y respetar el hecho de que es cuando ellas estén preparadas. Lo importante es nosotros estar disponibles para darle la ayuda cuando ellas estén listas para hacerlo”.

El apoyo. Ahora, a lo mejor hay muchas mujeres en su casa que se están preguntando: “¿Seré yo una víctima de violencia doméstica?” Pastor Eduardo, ¿cuándo una discusión matrimonial deja de ser eso y se convierte un abuso? Porque no necesariamente el abuso doméstico refleja golpes, puede ser verbal y emocional.

“Puede ser verbal, emocional, psicológico, económico, inclusive. Aclaremos que los matrimonios tienen discusiones, pero cuando estamos cruzando la línea es en el momento que estamos atacando a la persona, Cuando esa pareja, esa esposa comienza a ser disminuida, comienza a ser degradada, descontada, se le quita la honra, se le quita el respeto, yo creo que ya hemos cruzado una línea, y ya estamos atacando a esa persona por lo tanto en ese momento ya ha cruzado la línea de abuso”.

Cuando la persona ya se siente humillada. Vamos a continuar conociendo un poco acerca del testimonio de Avis.

“Ya lo última vez que me lo dijo, sí me dijo: Tengo ya la pistola preparada, y si quieres trae a tu papá, o trae a tú hermano, a ver quién puede más, si ellos o yo con mi pistola”.

Cuando hay amenazas así tan directas abogado, ¿cómo debe reaccionar una víctima?

“Yo creo que uno necesita un plan de seguridad inmediato, hay que esconderse de la persona, hay hogares para los refugios así, que ayuda a la gente, hay que saber el número de teléfono de la gente que ayuda primero y después decidir qué va a hacer después”.

Tú trabajas con mujeres día a día como consejera. ¿Has visto casos donde mujeres han salido de esa violencia doméstica? ¿Qué les ha ayudado?, ¿qué les pueda ayudar a amigas, a mujeres que nos están viendo ahora y que quieren tener herramientas?

“Primero que nada, nosotros en la sociedad tenemos que educarnos sobre la violencia, entender que no debe ser un problema de puerta cerrada. Tenemos que todos ser parte de ayudar y educarnos sobre los servicios y las ayudas que hay y entender como hemos mencionado anteriormente, es un proceso para la víctima, el hacer el cambio y respetar cuando ellas estén preparadas y estar ahí disponibles para ayudarlas a que ellas puedan ejercer ese cambio de vida”.

¿Por qué es un proceso si uno piensa que una mujer que está siendo golpeada o abusada emocionalmente debe salir lo antes posible?, ¿por qué le cuesta trabajo salir?

“Primero que nada, la violencia en el aspecto psicológico, esa humillación, esa desvalorización, el hacer sentir a uno que no vale, que no es nada, que realmente no merece nada diferente, hace a uno creer que eso es parte de uno pero tarde o temprano yo considero que las victimas entienden que hay otras opciones, que ellas no tienen que vivir esta tortura en esa relación y es un proceso el uno también entender que lo que esta persona me está diciendo de que yo no sirvo, de que yo no valgo, no es lo correcto, es un proceso para nosotros discernir eso y a la vez que ya ellas entiendan que hay otras posibilidades, que ellas pueden salir de esa relación, es cuando ellas pueden promover el cambio como tal”.

Y si me permitís también considerar el hecho que es un proceso porque estamos lidiando también con una persona enferma, con dos personas enfermas, el agresor, y la víctima.

“Exactamente, y en este sentido como pastor, si me permitís, hemos aprendido que no hay soluciones rápidas. A veces queremos que Dios haga las cosas al instante pero la gente debe entender, y en este caso las víctimas, que al relacionarse con una pareja enferma va a requerir de un periodo extenso para poder corregir este problema y ojalá entonces que todas esas alternativas, ayudas están, porque realmente están presentes, tienen que salir de esa oscuridad que están viviendo para poder rescatar la ayuda y salir adelante del problema”.

Y que sin querer ser fatalistas que no sea muy tarde, que ese proceso sea suficiente para que lo puedan entender pero no tan tarde para decir perdimos una mujer víctima de violencia doméstica.

“Muchas víctimas saben y han expresado conmigo que ellas saben que si ellas no salían de la relación iban a morir. Están conscientes, tienen como alguna intuición tal vez, y ellas lo entienden y eso es lo que las ayuda también a entender: “Yo tengo que salir de esta relación”. Y es así, la violencia no termina, siempre va de mal en peor y siempre por lo regular termina en muerte o en situaciones bastantes severas”.

Un poco más del testimonio de Avis, una víctima de violencia doméstica.

“Sientes miedo a todo nivel y cuando estás haciendo la denuncia también tienes miedo, tienes miedo luego de llegar a tu casa y saber que porque llegaste tarde te puede pasar”.

La mujer víctima que denuncia a su esposo o pareja debe regresar a la casa después.

“No, creo, creo que la mujer tiene que esconderse en un lugar seguro mientras que la pareja está en la casa y está en el proceso de denunciar por razón también que en mi oficina hemos visto problemas intrafamiliares, posiblemente donde el hermano del esposo va a amenazar a la mujer, entonces no regresar a la casa yo creo que es la mejor opción”.

¿La mujer tiene claro eso cuando decide reportar a su compañero?

“Algunas víctimas sí tienen claro eso como hemos mencionando anteriormente. Sí es un proceso y si ellas están preparadas para salir, lo más importante sería no regresar de vuelta a esa relación porque sí definitivamente su vida estaría más en peligro al esa persona sentir que ya ella tiene apoyo, que ya ella tiene alguien que la está protegiendo, ellos se sienten más amenazados, estas personas abusivas sienten que están perdiendo control sobre la víctima y sí lo hace más peligroso para las victimas el regresar nuevamente a esa pareja”.

“Y aquí lo importante es preservar la vida de esa víctima y la de sus hijos. Entender que su vida es importante, ellas tienen que protegerse y tienen opciones”.

Eduardo, consejos finales como psicólogo, como consejero, para esa mujer que nos está viendo en la casa y dice: “Yo quiero salir de este ciclo de abuso”.

“Yo lo que le quiero decir a la mujer como psicólogo es el hecho de que ella tiene valor, ella es una persona, lo que pasa es que el victimario en este caso ha tratado de destruirla, no cierto, de rebajarla, pero ella tiene valor, ella tiene que aprender a respetarse a sí misma, a amarse a sí misma y amar a sus hijos, su familia y su futuro Ella tiene un futuro por delante. No tiene por qué estar sometida a esa violación, a ese abuso constante”.

Y ya que ha entendido eso, ¿para poder salir del ciclo?

“Como consejero practico, tiene que tener un plan y en ese plan tiene que saber incluir, tiene que tener dinero guardado, tiene que tener teléfonos, seguros, tiene que tener nombres de personas dónde ir, tiene que tener una muda de ropa, ella tiene que tener todo un plan que cuando ella de repente tiene que hacer una denuncia, ya el escape está listo”.

Y eso tiene que hacerlo secretamente.

“Secretamente. Como pastor déjame decirte algo, que es muy importante, hay un versículo que me encanta, que tiene que ver con esto, dice David: “Mientras callé, mis huesos envejecieron”, la mujer tiene que salir de esta oscuridad, hablar y declarar: “Hay ayuda”, Jehová es un Dios para el tiempo de la angustia y ella tiene la salida”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar