Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

consejosHéctor Hermosillo comparte con nosotros consejos acerca de la preciosa oportunidad que tenemos los papás de moldear la vida de nuestros pequeñitos y el breve tiempo que están con nosotros. ¿Cómo debemos de aprovechar esa oportunidad?

Resulta que Fermín y Tere, nuestros amigos, que vinieron de México junto con sus tres pequeñitas a pasar diez días inolvidables en Chicago con nosotros, Gaby y yo les fuimos a llevar al aeropuerto y después de despedirlos nos fuimos a tomar un cafecito.

Y en el cafecito empezamos a platicar: “Oye te acuerdas y cómo les hablaban y cómo les educaban y les contaban cuentos y las arreglan como muñecas, es increíble el trabajo que ellos hacen con sus pequeñitas”, pero de repente me distraje, le di un sorbo al café y Gaby comenzó a llorar y derramó una lágrima y dije, y aparte, Gaby es súper fuerte, me fui, la abracé, “¿Qué te pasa bombón?; me dice: “Es que me siento culpable porque yo pude haberles leído más cuentos y no les leí, decirles historias que no les dije, y me siento culpable”.

Y le digo: “Bombón, ¿cómo crees que te sientes culpable?“

Entonces en mi libro “Debajo del Sol” comento y escribo esa historia pero déjame compartir unas palabras, con las que Dios me permitió bendecir y expresar mi reconocimiento al buen trabajo de mamá que Gaby ha hecho. “Primero que nada, con cinco hijos y educándolos en casa y un marido molónico y comelón y fastidioso como yo, no es fácil. Tú has hecho algo que la mayoría de los padres y seres humanos que yo conozco no han hecho. Has sido lo suficiente valiente para creer la verdad y vivir de acuerdo a ella.

Trasladar la teoría a la práctica. Educar un hijo no es cuestión de enseñarles con palabras sino con el ejemplo. Tú Gaby has sido por tantos años nuestro referente más importante y puro de la luz, de la belleza y la integridad de la verdad de Dios. No conozco a nadie que como tu se haya atrevido a creer, a vivir y a enseñar desde el estrado de su vida”.

Quizás tú que estás del otro lado de la pantalla te sientes igual: que tienes muchas faltas como papá, muchos errores como mamá. Yo quiero decirte que la gracia de Dios es mucho más abundante en la fe y en el amor que es en Cristo. Confía en el poder de Dios, en la sabiduría que Él te va a equipar con las herramientas necesarias para que puedas llevar adelante gran empresa que es la de criar a nuestros hijos, y de estar frente a nuestra familia.

Descargue gratis el primer capìtulo del libro de Héctor Hermosillo "Debajo del Sol" haciendo clic AQUÍ o en la imagen a continuación:

Debajo-del-Sol

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar