Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

talentosEntrevista en el Club 700 Hoy con Marcos Witt y un recorrido por el impacto que ha dejado su música y cómo Dios le ha dado un talento no solo a él sino también a cada uno de sus hijos.

Club 700 Hoy: ¿Vienes llegando de una gira enorme?

Marcos Witt: Así es, la más larga que he tenido en toda mi carrera y es una carrera ya de 25 años.

C700H: ¿Los números de esta gira, “Sobrenatural”, sobrepasan a la anterior?

Marcos Witt: Sobrepasa a todas las giras que he hecho en toda mi carrera. Cuando grabamos en Colombia hace año y medio yo sabía que Dios iba a hacer algo muy especial con esto porque esa palabra “Sobrenatural” fue en base a Efesios 3:20 que dice que Dios es poderoso para hacer abundantemente más de lo que podemos pedir o pensar y simplemente lo que sentí que el Señor me dirigió a hacer era recordarle al pueblo que Dios sigue haciendo milagros hasta el día de hoy, entonces en cada concierto, oramos por milagros, Dios hace milagros, entonces esa cosa ha ido creciendo, acabo de terminar el concierto número 132 y han asistido más de 1 millón, trescientas mil personas, 1,300,000.

C700H: ¿De estos 132 conciertos en esta gira, habrá alguna historia que estás atesorando o fresquecita que nos puedas compartir de este poder sobrenatural de Dios?

Marcos Witt: Bueno hay muchas historias. Estamos captando muchos en video, la gente me está escribiendo y cosas pero hay una, hay algo que me pasó el otro día, muy especial. Estaba yo sentado en la mesa con uno de los mineros que estuvo atrapado por casi 70 y tantos días allí en Chile y estábamos comiendo y empieza a comentarme, que cuando estaban allá abajo, nos comentó a la mesa, no me lo comentó a mi directamente, estaba yo con Luis Palau, Luis y yo estábamos comiendo con él y dice, “Hubo dos cosas que pedimos, pedimos música de Marcos Witt y predicaciones de Luis Palau”.

Bueno, casi nos fuimos para atrás los dos, yo había pensado cuando estaba viendo todo eso por las noticias, “¿Habrán cantado una canción mía allá abajo?”, o sea yo lo pensé, porque yo estaba orando por ellos y dije seguramente “Renuévame” o “Enciende Una Luz” a lo mejor, pero luego me empieza a decir este caballero, a él le llamaban el pastor, el minero que le decían el pastor que porque juntó a todos, les leía la Biblia, él me miró y me dijo, “Nosotros pedimos tu música, nos la bajaron por el ducto, ese que le llamaban “La Paloma”, y cuando empieza a decir, yo empiezo a emocionarme demasiado, me tardé como tres horas para recuperar porque darme cuenta que yo, de alguna manera estuve con ellos adorando, dice, “Poníamos la música, nos juntábamos todos y dice levantábamos las manos y cantábamos contigo”, ¡Uy, me está diciendo eso!, fue una emoción muy fuerte. Mira lo que puede hacer la música, a donde puede llegar la música, el impacto que puede tener la música en el corazón de la gente, es increíble.

Héctor Hermosillo (C700H): Yo tengo una vivencia muy especial con nuestro concierto en el Cine Apolo hace como dos siglos, de los primeros conciertos que hicimos. Y un concierto donde queríamos alcanzar a la gente, ardía nuestro corazón de pasión por las almas y te sugeríamos, “Oye, vamos a cantar música de mensaje, quizás tu música es un poquito tirándole a la adoración” y tu respuesta fue categórica que ha resonado en mi corazón por dos décadas y fue, “Qué mejor que adorar a Dios e invocar su presencia y que su Espíritu convenza a la gente de su amor, ” y es justamente lo que has vivido por estas dos décadas y lo que nos has dejado, sin saberlo, pero este gran impacto ¿tú lo soñaste en aquel Durango hace 20 años, más de 20 años?

Marcos Witt: Yo no soñé, nunca me imaginé que iba a ser tan grande como llegó a ser, eso jamás me lo imaginé que fuera tan universal el impacto de las canciones, esas canciones sencillitas que Dios me ha regalado.

Nunca me imaginé que esas canciones tan sencillas iban a impactar tanto, porque mis canciones son muy sencillas, no son profundas. Yo a veces oigo a algunos de los salmistas que componen cosas tan increíbles, digo, “Señor, ¿por qué no me regalas una de esas canciones como las de ellos verdad que tienen palabra y letra? y bueno, pero que esas canciones hayan llegado a impactar tanto nunca me imaginé que iba a ser tan grande y que iba a ser tan rápido, la verdad pasó muy rápido todo.

C700H: ¿Cuál fue esa decisión que a los 16 años tú en Durango tomaste y que desencadenó todo esto?

Marcos Witt: Entregarle al Señor mi música. Yo estaba estudiando en la escuela de música en ese entonces, estaba estudiado Ópera y estaba estudiando piano y estaba tocando en la orquesta sinfónica del estado y realmente la música llegó a tomar una parte demasiado importante en mi vida y me di cuenta que medio me estaba desenfocando. Y una tarde muy significativa para mí fue una tarde donde le entregué mi música al Señor y es donde me di cuenta que uniendo la música con la Palabra de Dios podíamos tocar e impactar vidas y ahí fue donde pasó.

C700H: Marcos, abusando de tu generosidad, no hay ser humano que no haya recibido de Dios un talento, un regalo, a cada uno dice la Palabra nos ha sido repartido un don y sería una muy buena oportunidad para que todos pudiéramos seguir este buen ejemplo de rendir este talento que hemos recibido en las manos de Dios y ya sea a gran escala o menor escala, en tamaño, pero siempre para Dios no hay nada pequeño, poder seguir este ejemplo que en lo personal ha inspirado muchísimo.

Marcos Witt: Yo en lo personal creo que no todos han recibido solo un regalo, yo personalmente creo que la mayoría han recibido dos o tres y que simplemente hay que descubrirlos y sacarlos adelante así que “Padre te ruego que tu les ayudes a cada una de las personas que me están viendo a que ellos puedan descubrir y sacar esos talentos que tu les has dado y para que puedan usar esos talentos para brillar la preciosa luz de tu evangelio en nuestro mundo, en el nombre de Jesús”.