Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

moya¿Puede una mala decisión destruir un hogar? Tommy Moya y su esposa nos cuentan cómo la infidelidad casi los separa y qué podemos aprender para que no nos suceda.

 

A lo largo de Latinoamérica, las estadísticas de infidelidad en el matrimonio son muy elevadas, no por eso, son menos dolorosas; y más aun cuando esta infidelidad se hace pública. De eso trata el libro "Caer no es la sentencia final" escrito por el pastor Tommy Moya y su esposa Janet.

Club 700 Hoy: Háblenos de la necesidad que tuvieron de escribir este libro, del proceso de sanidad que cuentan acá.

Tommy y Janet Moya: Queríamos documentar todo un proceso que ayudara a las personas a encontrar esperanza en medio del dolor que produce una infidelidad, en este caso, por responsabilidad o irresponsabilidad mía, mejor dicho y queríamos que la gente supiera que hay esperanza, aun en medio del dolor tan profundo y las heridas tan profundas que causa la infidelidad en el matrimonio.

Club 700 Hoy: Janet, hay una pregunta que, cuando hablamos con mujeres que han pasado por esta situación dicen: ¿Por qué? Y algunas se sienten hasta culpables. ¿Algunas de esas preguntas pasaron por su mente?

Janet Moya: Sí, definitivamente si, de esas preguntas y mucho más, porque uno se encuentra no entendiendo como pudo haber sucedido esa infidelidad ¿Qué pasó? Uno se pregunta ¿Qué yo hice mal, cause yo por errores que esto sucediera? y uno pues, se pregunta, porque hay tanta confusión en medio del dolor.

Club 700 Hoy: Y ¿Dónde encontró el consuelo para esas preguntas?

Janet: Tomando un día a la vez, pensando y meditando, sobre pues, nuestro matrimonio, todos los años que llevábamos juntos, los recuerdos buenos, gratos, y así, un día a la vez. Eso pudo más entonces, esos recuerdos gratos.

Club 700 Hoy: Pudieron más que esa terrible crisis.

Tommy y Janet Moya: Definitivamente fue un factor. Había todo una experiencia que se había vivido, 20 Años de una hermosa relación.

Eso no lo borra nadie fácilmente. Definitivamente. Una mujer espectacular, una familia hermosa y son 20 años donde tuvimos tantas memorias, tantas experiencias, que cuando sucede esto, tuvimos entonces que reflexionar entonces "Este error no va a ser nuestra sentencia final. Vamos a marchar hacia delante". Y con la ayuda de terapistas y consejeros y personas que nos ayudaron a entender nuestro dilema en el proceso, pudimos salir, gracias al Señor.

Club 700 Hoy: Tommy, ¿Hubo un momento de verdadero arrepentimiento, sincero, que te hizo rescatar tu matrimonio, y también a tu familia? Porque este libro habla también de tu familia.

Tommy: Sí, definitivamente. El pecado es como una anestesia, y te lleva en muchas ocasiones a ser cosas que no eres tú. Sin embargo hay que asumir responsabilidad, porque tampoco se le puede echar la culpa a nada o a nadie, sino que cuando uno entiende que uno ha fallado, que uno ha cometido un error, una falta, un pecado, uno debe asumir responsabilidad, y entender que toda falta, todo pecado, toda falla, comienza con un secreto; aquello que no se dice, aquello que no se expresa, aquello que no se comunica, se puede convertir precisamente en la trampa que te hace caer.

Por lo tanto las complejidades que produce una caída en la vida de un hombre, no se dan de la noche a la mañana, son procesos que se vienen dando a través de la vida y en ocasiones se disparan cuando menos nosotros lo imaginamos.

Club 700 Hoy: En tu caso ¿Cuáles fueron?

Tommy: En mi caso un contexto cultural. Sin embargo nada de eso es una excusa, son los factores influyentes. Lo digo a manera de alarma. Porque, de algo tan doloroso tenemos que sacar algo constructivo.

Club 700 Hoy: Y de repente, algunas de esas situaciones, que no se sanaron en tu caso, puede ser la realidad de alguien que nos este viendo ahorita.

Tommy y Janet: Definitivamente. Yo te lo resumiría de esta manera. Como me dijo de la terapista cuando le pregunte: ¿Cómo es posible que un hombre que se cuido por 20 años y puso todas las cuerdas posibles para evitar que esto sucediera, pudo haber caído en esto?. Y ella me dice: "Señor Moya, ningún pecado justificado, pero ningún pecado se fueron en un vacío". Y es por eso que he escrito el libro. Documentar una experiencia para que aquellos que están quizás en esa frontera de la caída, o que cayeron por dentro ya y todavía no han caído por fuera, se retiren de lo que puedan estar haciendo, porque el dolor que van a causar, la vergüenza que se siente, la culpa que se maneja, es extremadamente complicada.

Club 700 Hoy: Muy valientes ustedes al escribir su historia aquí en este libro. Es un acto de valor y es un acto de solidaridad también con la gente. Así que, ¡Felicidades!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar