Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

deficitUno de los temas que vemos con frecuencia en las redes sociales tiene que ver con el déficit de atención o D.A. Mark Arellano es un médico que, no sólo ha tenido experiencia en este tema por su practica profesional, sino porque se lo diagnosticaron cuando era niño. Pero eso no impidió alcanzar el éxito en sus estudios y graduarse muy joven.

 

La periodista Linda Restrepo conversó con él.

Club 700 Hoy: Aparte de ser el escritor del libro "50 Proyectos de Acción Social para Involucrar a los Jóvenes y Cambiar el Mundo", tienes experiencia personal y profesional con el déficit de atención, cuéntanos un poco de eso.

Dr. Mark Arellano: Claro que si. Mira, siempre que hay un problema o una necesidad, siempre uno se especializa un poco en el tema que te han diagnosticado. Así que, en mi niñez, yo fui diagnosticado con el déficit de atención y síndrome de hiperactividad, que es algo que va muy de la mano, y es una patología que es precisamente de eso, de una falta de interés, de deseo, de atención hacia tu entorno.

Y, ha sido para mi muy interesante porque luego de eso, en mi práctica médica yo he tenido la oportunidad de poder estar en la clínica de consulta de atención a los niños y adolescentes en el tema de déficit de atención y, todo eso, pues como tu lo dijiste hace unos minutos, es una experiencia profesional, pero también personal.

Cuando yo tenía 7 años, los médicos me diagnostican a mi este déficit de atención. Yo recuerdo que era un niño muy disperso en mi mente, yo estaba sentado en el escritorio de la escuela, pensando en diez mil cosas, menos en lo que estaba haciendo ahí, o concentrado en lo que estaba anotado, o prestándole atención a la maestra.

Y luego también mucha hiperactividad, me paraba a cada momento, no estaba quieto. Y, entonces, eso llevó a que luego mi maestra tuviera que citar a mis padres, y decirles: "miren, su hijo tiene algún problema definitivamente, no presta atención, no capta, se distrae muy rápidamente, se para".

Club 700 Hoy: Pero eras bueno en los estudios.

Dr. Mark Arellano: Claro, pero obviamente mi tema conductual era complicado en ese sentido.

Así que, bueno, llaman a mis padres y tienen una reunión. Entonces mis maestros y mis padres llegaron a una conclusión: "Contigo podemos o enviarte a una escuela de niños con problemas especiales, o necesidades especiales, o diferentes, o podemos subirte a otro grado". Porque al final, ellos se dieron cuenta que lo que hacia falta era darme una oportunidad, porque ellos se dieron cuenta que el problema real era que yo me desesperaba muy rápido, porque para mi era muy aburrido todo.

Club 700 Hoy: Porque lo aprendías fácil.

Dr. Mark Arellano: Claro, porque para mi todo era muy fácil, muy rápido y todo. Y, esa es una de las razones por las cuales la gente me dice: "pero usted ya es medico y tiene 30 años''.

Y, bueno, eso influyó mucho porque de pequeño a mi me dieron la oportunidad de llevarme a un grado superior a una edad muy pequeña, y eso hizo que hiciera muy rápido mi período de escuela. Y luego de eso, obviamente, pues ingreso a la universidad a los 16 años, a la facultad de medicina.

Entonces así que, imagínate que ponerme mas responsabilidad a mí y elevarme un poco el tema de estudios, eso ayudó para que yo ya no estuviera tan distraído, porque para mí era como un desafío.

Y, para mí eso es una de las cosas mas importantes que tanto los padres de familia, como los maestros, pues necesitan aprender. El tema de que si tienen a un hijo con déficit de atención o síndrome de hiperactividad, o un asperger, o cualquier otro de estos síndromes conductuales y de la atención, es darles una oportunidad, no rechazar a los niños, no hacerlos a un lado, no decirles que no sirven para nada, que no lo pueden hacer, sino al contrario, darles desafíos mucho mas grandes, que fue lo que hicieron conmigo, darme un desafío mucho mas grande porque eso para mi representaba también un desafío personal de decir: no, yo lo puedo hacer, yo se que puedo concentrar todas mis energías, mi fuerza, mi capacidad intelectual, cognitiva en esas tareas.

Así que, fue una de las cosas, que mis maestros de la escuela, en reunión con mis padres, hicieron. Y, creo que eso fue fundamental. El hecho de hablar todos juntos y decir: ok, ¿Qué decisión podemos tomar contigo? Y, luego ingreso a la universidad a los 16 años, me graduó de médico, imagínate, a mis 20 años aproximadamente.

Yo estaba en un hospital público nacional en Guatemala siendo el médico de un pabellón de 20 pacientes, a cargo de 20 vidas humanas, y eso, obviamente, fue el desafío más grande para mi, de decir: ok, yo necesito recomponer la situación y ahora soy un médico y ponerme en mi papel, y estar a cargo de vidas humanas.

Club 700 Hoy: Claro, imagínate si tus papás hubieran hecho lo contrario de no promoverte sino, de pronto, haberte rechazado, haber hecho otra cosa, no serias lo que eres en este momento.

Dr. Mark Arellano: Claro, yo pienso que el tema de la afirmación, de afirmar a los niños en esa etapa, de no lastimarlos emocionalmente o físicamente aun, porque en la clínica de la adolescencia, que atendí por algunos años, pasaba mucho eso, que las mamás decían: "no, que mi hijo adolescente es muy distraído, no se que hacer con él y todo". Y luego me lo ponían como tarea personal de "no, mire, por favor ayude a estos... a mi hijo porque se distrae muy rápido y no se que hacer con él". Era simplemente darle oportunidades para que ellos se pudieran desarrollar a otro nivel mucho más grande.