Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

frutasMuchos han encontrado en medio de una crisis, una forma de ayudar y de ayudarse. Y gente valiente se anima y se lanza con sus talentos a hacer una diferencia. Justamente así pasó con María Silvia que en medio de una crisis en su país Argentina, no se mantuvo al margen como simple observadora, sino que fue parte de la solución.

 

María Silvia es ingeniera agrónoma en Mendoza, una importante ciudad de Argentina, pero su actividad más preciada es ser madre y esposa.

Su función como ama de casa la transporta a su profesión y es por eso que todo lo que ella ha hecho siempre ha estado razonada en ese sentido.

En plena crisis económica del país, María Silvia es convocada a participar de un proyecto del gobierno.

“Se llamaba “Reconversión Frutícola”, justamente porque la fruta que estábamos produciendo no tenía éxito en la exportación y los precios no eran rentables”.

“Dediqué mis esfuerzos a obtener variedades que sirvieran para dejar un mayor rédito a los productores”.

El esfuerzo de María Silvia finalmente fue recompensado cuando obtuvo la variedad que esperaba.

“Y realmente yo las he sentido como, como hijas mías, ¿Por qué? Elijo una variedad padre, una variedad madre, las cruzo, consigo un carozo, siembro ese carozo y de ahí obtengo un árbol”.

“Y es así que le puse “Carolina” a un durazno, “Javier” como mi hijo a un almendro, “Osvaldo” como mi esposo a otro”.

“Es un poco mi retribución hacia ellos por tanto apoyo que me han dado, porque realmente ellos han estado siempre a mi lado. Cuántas veces me han acompañado al campo a hacer las evaluaciones de las variedades”.

Las variedades de ella no son patentadas. Eso hace que, lo que la gente que tiene pocos recursos pueda tenerla y pueda utilizarlas.

“En este trabajo que yo hice Dios me bendijo y tengo muchas variedades que son exitosas, son exitosas y están en el cultivo no solamente de la provincia de Mendoza sino de las demás áreas frutícolas de la Argentina”.

De esta manera, María Silvia logra crear un producto que ayude a su gente y a su país.

“Es sensible, está preocupada por lo que sucede con otros. Mi mamá es una persona totalmente admirable para mí, por el coraje que le mete a todo eso”.

Esta historia es solo un ejemplo de lo que puede hacer una mujer profesional con corazón de madre.

“He trabajado mucho en conseguir esto, esto es una bendición para mucha gente”.

María Silvia, podemos ver en ella, los atributos de la mujer virtuosa, provisoria, chambeadora, laburadora, dirían allá, buena administradora y sobretodo temorosa de Dios.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar