Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

accidentesCómo prevenir accidentes en casa si hay niños pequeños. El cuidado de nuestros hijos es una gran responsabilidad. Y evitar accidentes en casa es algo donde todos debemos prestar atención.

Como los niños pequeños no se dan cuenta de ciertos peligros, los padres debemos trabajar en prevenirlos.

Muchos de los accidentes en los hogares suceden en la cocina, donde debemos tener los siguientes cuidados:

Nunca tener al alcance de los niños productos de limpieza como líquidos de baño, de trapear, desinfectantes, insecticidas, o detergentes, pues los niños pequeños podrían confundirlos con refrescos. Si son ingeridos estos podrían causar hasta la muerte.

Escriba el número de teléfono del servicio de emergencias más cercano y pongalo en un lugar de acceso fácil en caso de un accidente.

Cuando cocine es preferible usar las parrillas traseras de la estufa. De esta manera, evita que los pequeños se tiren encima una cacerola llena de sopa caliente. Eso servirá aún después de cocinar pues la parrilla seguirá caliente y hasta podría quemar la mano de un adulto que se recargue ahí en un descuido.

Otra medida de seguridad es tener una puerta en la cocina. Con un seguro por dentro y por fuera de la puerta para que cuando algo esté hirviendo o mientras cocina, la puerta esté totalmente cerrada.

Si tiene un bebé que apenas esté gateando o aprendiendo a caminar es indispensable poner una puertita en las escaleras con un seguro que puedes apretar para que si el pequeño alcanza no pueda abrir. Las caídas de las escaleras pueden ser muy peligrosas.

Ahora hablemos de ventanas. Tenga especial cuidado si no son más altas que los niños. En este caso siempre póngale un seguro especial. Si las ventanas son más altas que ellos, no les permitan traer sillas o banquitos para asomarse cuando la ventana este abierta. Recuerde que la cabeza de un niño pesa más que su cuerpo, y un descuido puede llegar a ser fatal.

Cuando revise las ventanas, ponga los cordones de las cortinas de manera que los niños no puedan alcanzarlos. Eso evita que jueguen con el cordón alrededor del cuello.

Vaya a la sala. Si tienen mesa de cristal o con esquinas puntiagudas tenga mucho cuidado pues una caída o un golpe fuerte causarían una herida profunda que tendría que suturar un doctor. Si el borde del cristal está expuesto, cúbralo con un trozo de polietileno o espuma plástica especialmente en las esquinas.

Algo también importante es cuidar que por ningún motivo los niños jueguen metiendo sus deditos o juguetitos en los contactos o tomacorrientes.

En los supermercados puede comprar protectores de plástico que se enchufan para cubrirlos. Si no los consigue, ponga muebles en frente para evitar su acceso.

También asegúrese que los cables no estén sueltos por los pasillos para no tropezarse o jugar con ellos.

Por último la puerta de entrada. Ténganla siempre con un seguro alto. Los pequeños no conocen el peligro y siempre querrán salir a jugar. Si abren solos la puerta se podrían salir a la calle y exponerse al peligro de autos que pasan a gran velocidad.

Para que los niños jueguen libremente ténganles un área especial, ya sea un patio o su propia recámara, que sea libre de peligros. Allí ellos podrán explorar y conocer el mundo que los rodea sin riesgos ni accidentes.